Especialistas en derecho de familia en Ciudad Real


Abogados especialistas en derecho de familia

En Abogada Pilar Martínez encontrará abogados especialistas en derecho de familia dispuestos a ofrecerle un servicio profesional, buscando siempre encontrar la mejor solución a cada una de sus necesidades

¿Cuál es nuestro objetivo?

Asesorar con el mayor rigor, intensidad y profundidad, ayudando a identificar los problemas más frecuentes que se presentan a nivel jurídico en los procesos de ruptura familiar, facilitando los recursos necesarios para su resolución y, cuando intervienen menores, cuidando con especial celo sus derechos e intereses.

En este tipo de procesos, la intervención jurídica debe comenzar desde el primer atisbo de desavenencia, durante y después de la ruptura. Esto permite un adecuado análisis para adoptar la mejor decisión en relación con la separación, conociendo las consecuencias que conlleva, disponiendo de una buena información e intentando la mediación con la otra parte.

Por ello, durante todo el proceso es imprescindible el apoyo y asesoramiento jurídico integral, así como el posterior asesoramiento para la interpretación de resoluciones judiciales y en posibles incumplimientos, además de disponer de la ayuda adecuada en las ejecuciones de sentencias.

Áreas de Actuación

  • Divorcio, separación y nulidad.
  • Custodia de los hijos.
  • Uso y disfrute de la vivienda conyugal.
  • Pensión a los hijos y compensatoria.
  • Liquidación de bienes gananciales.
  • Mediación familiar.
  • Incapacidad.
  • Tutela y curatela.
  • Desamparo de menores.
  • Herencias.
  • Paternidad y filiación.

Novedades

El pasado 23 de julio de 2015 entró en vigor la nueva Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria. Es de suma importancia por cuanto la norma no solo se limita a regular los expedientes de jurisdicción voluntaria sino que reforma otras normas, todas ellas de calado incluyendo entre otras, el Código Civil.

Debido al área de familia que estamos tratando en este apartado vamos a centrarnos aquí en la nueva regulación de la separación y el divorcio judicial derivada de la nueva redacción de los Artículos 81 y 85 del Código Civil.

En cuanto a la principal novedad, nos encontramos con que la separación y el divorcio de mutuo acuerdo podrán ahora tramitarse tanto de forma extrajudicial como judicial (artículos 82 y 86 CC):

  • Forma extrajudicial ante Notario siempre que no haya hijos menores de edad ni con la capacidad judicialmente modificada;
  • Forma judicial, bien ante el Juez o bien ante el Secretario Judicial. En el primer caso será cuando existan hijos menores de edad o con la capacidad judicialmente modificada y, en el segundo, cuando no existan.

Hemos de reseñar que en el caso de separaciones decretadas judicialmente el Artículo 81 del Código Civil ha sido reformado añadiendo lo siguiente: “Se decretará judicialmente la separación…” (…) “...cuando existan hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de sus progenitores“. Al igual sucede para el caso del divorcio judicial, al remitirse el Artículo 86 del Código Civil al este Artículo 81 del mismo cuerpo legal en cuanto a los requisitos.

Esta reforma parece limitar o circunscribir la tramitación judicial de separaciones y divorcios a los casos “en que existan hijos menores o con la capacidad modificada judicialmente” tanto si se trata de separaciones de mutuo acuerdo (lo cual puede tener sentido para excluir esta hipótesis del ámbito extrajudicial notarial o judicial secretarial) como de tipo contencioso.

Por tanto, esto qué quiere decir, ¿que las separaciones y divorcios contenciosos de matrimonios sin hijos o con hijos mayores de edad no se acordarán ni tramitarán judicialmente?

En este sentido, podemos atribuir la falta de rigor y precisión técnica de la reforma al deseo del legislador de enfatizar la falta de competencia de los notarios para la tramitación de expedientes de separación y divorcio matrimoniales de mutuo acuerdo existiendo hijos menores de edad.

Una forma de lograr una adecuada aplicación de esta coletilla añadida al artículo 81 del Código Civil pudiera ser interpretando que al no añadir el precepto los adverbios “únicamente”, “sólamente” o “exclusivamente” no se descarta la posibilidad de tramitación judicial en caso de que no existan hijos menores de edad.

Es más, realizando una interpretación sistemática y de sentido común, (a pesar del sinsentido de la literalidad del precepto), todos los procedimientos contenciosos habrán de ser tramitados en todo caso ante el juez. Y en definitiva, la mencionada coletilla añadida al artículo 81 CC es innecesaria al menos para los procesos de separaciones y divorcios matrimoniales contenciosos que podrán y deberán ser tramitados ante el juzgado, existan o no existan hijos menores de edad.

Jurisprudencia reciente

Dejamos transcrita nota de prensa emitida por el Tribunal Supremo en relación a la sentencia de 4 de febrero de 2016 en relación a la guarda y custodia compartida.

Tribunal Supremo. Sala Civil. gabinete Técnico. Sentencia de 4 de febrero de 2016. CIP 3016/14 Guardia y custodia compartida.

Resulta incompatible con la condena de uno de los cónyuges por delito de amenazas en el ámbito familiar. La Sala 1.ª del Tribunal Supremo ha dictado sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado José Antonio Seijas Quintana, por la que estima el recurso de casación interpuesto contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya, que estimaba un recurso de apelación y acordaba la custodia compartida de dos menores, nacidos en 2008 y 2010. Por la madre demandante se interpuso recurso extraordinario por infracción procesal y de casación.

En el recurso de casación se denunciaba la infracción de la doctrina de esta sala sobre la guarda y custodia compartida para establecer dicho régimen, prescindiendo del interés del menor, obviando que la madre se ha ocupado en todo momento de sus hijos y que las relaciones entre ambos cónyuges en nada benefician al interés de los menores.

La sentencia de la Sala Primera, conforme interesa el Ministerio Fiscal, estima el recurso de casación interpuesto. Se incorporó al rollo de casación una sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción n.º 3 de Gernica-Lumo de fecha 9 de enero de 2005, por un delito de violencia de género, por la que se condena al padre como autor de un delito de amenazas en el ámbito familiar.

Debe recordarse que constituye premisa necesaria para acordar el régimen de guarda y custodia compartida que entre los padres exista una relación de mutuo respeto en sus relaciones personales que permita la adopción de actitudes y conductas que beneficien al menor, que no perturben su desarrollo emocional y que, pese a la ruptura afectiva de los progenitores, se mantenga un marco familiar de referencia que sustente un crecimiento armónico de su personalidad. Y es que una cosa es la lógica conflictividad que puede existir entre los progenitores como consecuencia de la ruptura, y otra distinta que ese marco de relaciones se vea tachado por una injustificable condena por un delito de violencia de género que aparta al padre del entorno familiar y de la comunicación con la madre, lo que van a imposibilitar el ejercicio compartido de la función parental adecuado al interés de sus dos hijos, razones que justifican el mantenimiento de la guarda y custodia de los hijos acordada por el juzgado de primera instancia en favor de la madre, dejándose a la determinación del juzgado, en ejecución de sentencia, el régimen de comunicaciones y estancias de los hijos con su padre, manteniendo el resto de las medidas acordadas.

Sentencia del Tribunal Supremo. Sala Civil. Sección Primera. De fecha 11 de febrero de 2016. Obligación de contribuir al pago de alimentos aun existiendo guardia y custodia compartida.

La mencionada sentencia establece con claridad la determinación de que el sistema de custodia compartida en proceso contencioso, no elimina ni suprime necesariamente la obligación de contribuir al pago por alimentos: “Esta sala debe declarar que la custodia compartida no exime del pago de alimentos…”